domingo, 13 de noviembre de 2011

Cazadora de corazones

Acércate. Miráme a los ojos. Luego mátame. Que tus ojos sean lo último que vea.
Rompe mi corazón en mil pedazos. Hiéreme de gravedad.
Haz que suplique piedad.
Roza tus labios con los mios. Arráncame el corazón.
Oblígame a gritar tu nombre, para rogar por mi vida.
Acaba con la vida de una cazadora de corazones.
Que pruebe mi propia medicina.
Porque esta noche, el cazador ha sido cazado.
-----------------------------------
Vale, desvarío al canto. Lo que hace la paranoia... No preguntéis a qué viene, porque no lo sé.

martes, 1 de noviembre de 2011

Happy Halloween

Le conocí en una fiesta de Halloween, aquel año que fui a estudiar a Londres gracias a una beca. Mi compañera de habitación, americana tenía que ser, me había llevado a rastras a una fiesta. Yo le expliqué mil veces que no me gustaba esa tontería de tradición de disfrazarse. Acabé sola en una fiesta ataviada con colmillos de vampiro. Luego le vi.
Me miraba desde la otra punta de la sala, a través de la pista de baile. Tenía el pelo castaño claro, casi rubio, y los ojos azules. Me sonreía enseñando unos colmillos de vampiro que parecían reales. Sé que suena típico, pero me colgué de aquel chico. Casi sin darme cuenta se había acercado a mi y empezamos a hablar.
Aquella noche me enamoré de él. De su sonrisa, de su acento británico, de sus ojos, de su nombre... Pasado un tiempo empezamos a salir, y yo descuidé mis estudios, mi vida y casi todo lo que tenía. Me quitaron mi beca y cuando me enteré corrí a contárselo. Me besó en la frente y me abrazó. Cuando mis lágrimas cesaron me confesó que aquellos colmillos que llevaba en aquella fiesta eran de verdad. Era un vampiro. Sin previo aviso me mordió en el cuello. Un grito quiso salir de mi garganta, pero en su lugar lo que salió fue un suspiro.
Ahora de vuelta en mi casa, con mi familia enfadada, lo extraño. Pero mis propios colmillos me recuerdan que está esperándome. Y sé que, en algún punto de Londres, piensa en mi y le sonríe a la luna. Dedicándome otra sonrisa con la que empezar otra historia.