domingo, 11 de septiembre de 2011

El sotano

Estef bajó la escalera que daba al sótano con su libro en la mano. Su primo y Nate la saludaron con una sonrisa mientras ella se sentaba en uno de los puffs que había bajo la ventana. Durante un rato se dedicó a observar aquel sotano donde pasaban tanto tiempo los chicos. Aquella era basicamente la habitacion favortia de Danny, con todos los posters de grupos de música colgados en las paredes. En un rincón estaban las escaleras, enfrente el padre de Danny había montado una especie de mini cocina con un microondas y una mini nevera. Los chicos tocaban la guitarra en otro rincón frente a Estef, rodeados por una batería un bajo y un teclado. Por ultimo, Estef estaba en su sitio preferido de la sala, la llamada zona de reunion, que en realidad eran un par de puffs rojo y negro y un sofá de tres plazas color sangre. Los chicos dejaron de tocar, Danny se fue hacia la nevera y sacó tres refrescos mientras Nate se tumbaba en el sofá. Segundos después Danny se sentó sobre la moqueta y les pasó un rafresco a cada uno. Hablaron de lo típico, el instituto, las vacaciones, los amores... Después de un rato los chicos subieron a la planta superior. Estef empezó a leer con la radio de fondo y el refresco a medio beber en el suelo. Poco tiempo después Nate bajó solo.
- Parece que nos quedamos solos...- dijo con una media sonrisa. Ella con la nariz metida en el libro se sonrojó. Intentó no perder la compostura.
-¿Y Danny? - perguntó con cierto nerviosismo.
- De camino a la tienda de música, como siempre. Y él se cree que yo no me doy cuenta...
-¿De qué te das cuenta si puede saberse?- esta vez las palabras de Nate la intrigaban más de lo que le gustaría.
- Verás va casi todas las semanas a esa tienda con alguna excusa. ''Nate he perdio las púas'' ''Necesito cuerdas para la guitarra'' Etc, etc.- el chico la miraba divertido.
- Que raro, creo no le he visto romper una cuerda de guitarra en mi vida. La última vez que estuve aquí no salió del sotano...
- Esque el último verano que estuviste aquí, la hija del dueño no hacía ningún turno.
-¿Quieres decir que a Danny le gusta la hija del dueño de esa tienda? Nate, me estás liando.
Ambos se rieron, era un tema divertido. Al poco rato Nate rompió el silencio.
- Estef, ¿puedo preguntarte algo?
- Claro, ¿qué pasa?
-¿ Por qué has vuelto?
Ella estudió su rostro y pensó en una respuesta. Finalmente, tomó aire y se dispuso a contestar.

5 comentarios:

  1. Sabes me he releído varias veces la entrada anterior y me he dado cuenta de que...TÚ VES GOSSIP GIRL! no lo nieges, que uno de los personajes se llame Nate y esa forma de redactar... Cada día me doy cuenta de que tenemos más en común jajajaja
    Quiero que publiques ya, en serio, me matas de curiosidad y no puede ser ¬¬
    Un beso gigante!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los relatos que escribes, creo que te lo he dicho por ahí :P espero que publiques la continuación de este.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. creo que nos imaginamos que va a contestar e__e mola un taco lu :3 se nota que la falta de práctica no te a atrofiado la imaginación xD

    ResponderEliminar
  4. Publica ya, publica ya, publica ya, publica ya.
    No sé que demonios le has hechado a esta historia pero ahora soy adicta, pienso comentar diariamente hasta que publiques ¬¬
    PUBLICA YA!!!
    No vale escribir tan bien, despúes me sulfuro cuando no puedo seguir leyendo y creo que ya me lo sé de memoria de tantas veces que lo he releído!!

    ResponderEliminar
  5. Publica.Publica.Publica.Publica.Publica.Publica.Publica.Publica.Publica.
    Que publiques te digo!! :3
    He entrado a tu blog antes que a tuenti eh, soy adicta completamente jajajaja.
    PUBLICA! :)

    ResponderEliminar

Grita, canta, susurra, habla de la forma que mas te apetezca, lo importante es que hables ;)