miércoles, 21 de diciembre de 2011

Secretos de vuelta a casa

Lu y Luna, volvían de casa de Estef. Habían tenido que llevarla pronto de vuelta, pero ellas habían decidido irse a cenar. Así que se fueron a la plaza y sentaron en la terraza de la pizzería.
-Buena, Luna... así que, el chico de la tienda, ¿es Danny? -Lu fue directa al grano. Había visto como esos dos se miraban cuando el chico abrió la puerta para dejar pasar a su prima.
Luna, obviamente, se atragantó con el refresco que acababan de llevarle, y Lu empezó a reír.
-¿Eres siempre tan directa?- preguntó Luna, confusa.
-Solo contigo. No, ahora en serio, es él, ¿verdad?- la chica se reía. Eso era lo que a Luna le gustaba más de su amiga, que siempre se reía.
-Bueno...esto... no estoy muy segura...
-Mooni -Lu seguía llamando así- , corta el rollo cielo, que nos conocemos. No hay duda. Aunque sinceramente, le he oído tocar y no es de los que rompen cuerdas tan a menudo como para ir todas las semanas... -Lu se quedó pensativa, y luego sonó su móvil. Era un mensaje. De Eric. No sabía si debía abrirlo delante de su amiga...
-Si es por mi, no te cortes. Contestale al amor de tu vida. - cuando lo dijo, Luna estaba muy seria.
Lu soltó una de sus inconfundibles carcajadas, leyó el mensaje y lo contestó. Luego miró a Luna, y con su más pícara sonrisa y sin vergüenza ninguna le replicó.
-Por lo menos, yo hablo cuando él está delante.
-Golpe bajo- contestó su amiga.
-Oye Mooni, eres tú la que ha empezado. Además yo he dicho que el mensaje fuese del amor de mi vida...
-No hace falta que lo digas. Tu cara lo ha dejado bien claro.- la cortó Luna.- Y todavía no me has dicho quien es...
-No sé si lo conoces...
-¿En serio? ¿Crees que en este pueblo en el que no paro de encontrarme a gente conocida o desconocidos con alguna conexión con gente a la que estoy harta de ver a diario, queda mucha gente a la que no conozco?
Lu se rindió y le sonrío a su amiga. Finalmente dijo.
-De acuerdo, tú ganas. Se llama Eric. Y va un curso por encima de nosotras.
Su amiga escupió la coca-cola y abrió mucho los ojos. Lu, no paraba de reírse.
-¿Me estás diciendo que semejante monumento de tío sabe que existes?
-Supongamos que si, ¿por qué te extrañas tanto?

domingo, 13 de noviembre de 2011

Cazadora de corazones

Acércate. Miráme a los ojos. Luego mátame. Que tus ojos sean lo último que vea.
Rompe mi corazón en mil pedazos. Hiéreme de gravedad.
Haz que suplique piedad.
Roza tus labios con los mios. Arráncame el corazón.
Oblígame a gritar tu nombre, para rogar por mi vida.
Acaba con la vida de una cazadora de corazones.
Que pruebe mi propia medicina.
Porque esta noche, el cazador ha sido cazado.
-----------------------------------
Vale, desvarío al canto. Lo que hace la paranoia... No preguntéis a qué viene, porque no lo sé.

martes, 1 de noviembre de 2011

Happy Halloween

Le conocí en una fiesta de Halloween, aquel año que fui a estudiar a Londres gracias a una beca. Mi compañera de habitación, americana tenía que ser, me había llevado a rastras a una fiesta. Yo le expliqué mil veces que no me gustaba esa tontería de tradición de disfrazarse. Acabé sola en una fiesta ataviada con colmillos de vampiro. Luego le vi.
Me miraba desde la otra punta de la sala, a través de la pista de baile. Tenía el pelo castaño claro, casi rubio, y los ojos azules. Me sonreía enseñando unos colmillos de vampiro que parecían reales. Sé que suena típico, pero me colgué de aquel chico. Casi sin darme cuenta se había acercado a mi y empezamos a hablar.
Aquella noche me enamoré de él. De su sonrisa, de su acento británico, de sus ojos, de su nombre... Pasado un tiempo empezamos a salir, y yo descuidé mis estudios, mi vida y casi todo lo que tenía. Me quitaron mi beca y cuando me enteré corrí a contárselo. Me besó en la frente y me abrazó. Cuando mis lágrimas cesaron me confesó que aquellos colmillos que llevaba en aquella fiesta eran de verdad. Era un vampiro. Sin previo aviso me mordió en el cuello. Un grito quiso salir de mi garganta, pero en su lugar lo que salió fue un suspiro.
Ahora de vuelta en mi casa, con mi familia enfadada, lo extraño. Pero mis propios colmillos me recuerdan que está esperándome. Y sé que, en algún punto de Londres, piensa en mi y le sonríe a la luna. Dedicándome otra sonrisa con la que empezar otra historia.

sábado, 22 de octubre de 2011

Erase otra vez el mismo lago

-No puede ser, ¿qué narices hace Nate aquí?- Luna estaba confusa, sorprendida y, debía admitirlo, muy colorada. ¿Qué hacía su chico de la tienda con un tipo como aquel?
Los chicos y Estef llegaron a la parada. Lu estaba a la defensiva. Conocía bien a Nate, iba a su clase. Tambien conocía a Danny, pero este le caía mil veces mejor. Entonces se fijó en la chica, llevaba uns púa colgada al cuello. Justo lo que Misunderstood dijo que llevaría para que pudiesen distinguirla. Entonces soltó una carcajada. Luna la miraba extrañada. Danny la distinguió y sonrío también. Si Lucy estaba con ella, su prima estaría bien.
-Bueno Nate. Creo que tú y yo sobramos aquí...- Dijo Danny sonriente. De verdad que confiaba en Lu. Entonces desvió la mirada hacia Luna. Y su sonrisa se llenó de verdadera felicidad. Su prima estaría muy bien.
-¿Qué hablas loco? Que la loca esta seguro que vuelve majara a tu prima...- Nate empezó a bromear con su amigo.
-¡Anda ya! Iros a paseo los dos. - a Lu le empezó a molestar.
-De acuerdo. Luego volvemos a por ella- dijo Nate intentando picarla.
-¡Ni de coña! Yo la llevo a casa. Ahora fuera.
Los chicos levantaron las manos y se fueron con aire ofendido. Cuando por fin estuvieron solas Lu habló.
-Bueno, ahora que se han largado esos dos plastas, me presento. Soy Lu. Y esta que está empanada perdida es Luna.
-Yo soy Estef... Oíd, siento mucho lo de los chicos. Se han empeñado en acompañarme y no me he podido librar de ellos...¿Llevais mucho rato esperando?
-No, yo acabo de llegar.- dijo Luna, que por fin empezó a recordar como hablar.
-Yo llevo aquí todo el día, así que... -dijo Lu quitándole hierro al asunto. Ella llevaba allí todo el día con Eric. Sonrío al recordarlo.
-Luna, no se tú, pero yo creo que Lu está en las nubes en este momento. -comentó Estef divertida.
-Si, la verdad es que está un poco como ida... ¿Qué hacías antes de llegar?
-¡Eeeeeh! Un respeto, que las nubes es mi segunda residencia...
Y hablando de todo y de nada, se encaminaron al lago.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Erase una vez un lago

Lu estaba esperando, tumbada sobre los asientos, en la parada del autobús que quedaba más cerca del lago, donde había quedado con aquellas chicas a las que tanto aprecio tenía. Había pasado allí la mañana con Eric, él acababa de marcharse. En el siguiente autobús, llegó una chica. El pelo castaño le caía liso hasta los hombros, con una sonrisa pintada en la cara y un par de converse amarillas. La chica se le acercó y la saludó timidamente.
-Perdona, estoy buscando a unas chicas...
-Relajate Mooni.- Lu se apoyó sobre sus codos y sonrió al ver la confusión en el rostro de Luna- Soy Blue, pero como me caes bien te dejaré llamarme Lu, o Luci. Como prefieras. Nunca Lucía.
-Yo soy Luna- seguía confusa, Lu soltó una sonora carcajada.
-Es un nombre bonito, por cierto, me encantan las converse. -Y Lu le guiñó un ojo.

Estef, Danny y Nate iban paseando de camino a la parada. Los chicos se habían empeñado en acompañarla. Los chico hablaban tranquilamente mientras ella pensaba en que llegaba tarde. Ella que había insistido en la puntualidad, llegaba tarde. La de vueltas que daba la vida. Ya se divisaba la parada, y allí había dos chicas.
-Chicos, ya estamos. Podéis iros.
-¿Y dejarte sola con alguien a quien no conocemos?- preguntó Nate divertido.
-Seguro que es mejor que dejarme sola con alguien a quien todos conocemos...- murmuró para sí Estef.

Luna casi se queda sin respiración al verlo aparecer, y Lu se dio cuenta.
-Luna, ¿pasa algo?
-¿No decías que aquí no venía nadie?
-Y no viene nadie. Solo un chico y yo. Nunca he visto a nadie más aquí.
Luna pensó por un segundo y luego preguntó.
-¿Y no te da mal rollo estar aquí sola?
Lu empezó a reír. Luego vio a los chicos que se aproximaban a la parada. De pronto se puso seria.
-¿Que hace Nate aquí?- murmuró para que solo Luna la escuchase.
-¿Nate? ¿El del instituto?
-El mismo, en carne y hueso...

domingo, 9 de octubre de 2011

El foro

Luna estaba sentada en su cama con el portátil delante y una taza de chocolate caliente. Pese a estar en pleno verano siempre tomaba chocolate antes de dormir. Era una costumbre que a día de hoy ha contagiado a la mitad de las chicas del pueblo, con las que habla por un foro local solo para chicas. Era noche cerrada cuando encendió el ordenador y entró en el foro. Le gustaba porque nadie sabía quien era. Allí ella era Moonshine, no Luna.
Vio conectadas a sus amigas, a las que no sabía si conocía personalmente: Blue y la recién llegada Misunderstood.
A aquellas chicas les había contado cosas que nunca le contó a nadie. Su manía del chocolate, sus historias, su música, su chico de la tienda...
Abrió una conversación múltiple con las tres. Quería contarles lo ocurrido aquel día en la tienda.
Moonshine: Hola chicas :)
Blue y Misunderstood: Holaaaa!
Moonshine: He tenido un día de locos...
Misunderstood: Pues anda que yo... tengo que contaros muchas cosas...
Blue: ¡Venga ya! ¿Soy la única que ha tenido un día normal? xD Eso no vale...
Moonshine: Venga, anímate un poco.
Misunderstood: Eso. Aunque si no quieres no te lo contamos...
Blue: ¡Y un jamón! ¡Contadmelo ya! Y no os dejéis ningún detalle, que me enfado. Empieza Mooni xD
Moonshine: Vale, vale, yo empiezo. Bien, ¿recordais que esta tarde os dije que quien-vosotras-sabéis entró en la tienda?
Misunderstood: Sip
Blue: Of course, como para olvidarse :D
Moonshine: Bien pues compró un CD  y puede que quizá le apuntase mi nombre y mi número de teléfono...
Blue: ¡¿En serio?! Chico con suerte, ya sabe más de ti que nosotras xP
Misunderstood: Blue tiene razón xD
Moonshine: Si, si, lo que digáis... Te toca Misunderstood :)
Misunderstood: Bueno pues es que hoy mi primo se fue a dar una vuelta él solo y nos dejó a su mejor amigo y a mí solos...
Blue: Esto es mejor que una novela, tía xD
Misunderstood: ¡No te rías! Mala persona... El caso es que empezamos a hablar y no sé como narices pasó que CASI me besa...
Blue: Espera un segundo que me recupere del shock... ... ... Vale, ya. No me lo puedo creer x3 Lo dicho, mejor que una novela :)
Moonshine: Blue tranquilizate que todavía no ha pasado nada xD
Misunderstood: Si mejor relájate xD Oíd, chicas, se me ha ocurrido algo... pero no sé si os parecerá buena idea...
Moonshine: Cuentanoslo, a ver qué tal.
Misunderstood: Ok, ¿os apetece quedar y así nos conocemos? Es que no tengo muchas amigas en el pueblo, y la compañía de los chicos me aburre...
Blue: Pues a mí me parece que tú te lo pasas muy bien con los chicos...
Moonshine: Blue, no empieces... Me parece una idea genial :)
Blue: Y a mi ;) Y se me ocurre un sitio perfecto...
Luna sonreía, esas chicas le caían muy bien, y por fin iba a conocerlas. Se encontrarían mañana después de comer en el lago. Allí nunca había mucha gente, se reconocería con facilidad. Luna sonrío para si. Y en sus respectivas habitaciones Estef y Lu también sonrieron.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Confesiones a altas horas de la noche 2

-¿Así que la razón por la que vas a esa tienda es una chica?- preguntó Estef para confirmar lo que le acaba de contar su primo. Este se limitó a asentir con la cabeza.
-No se lo he dicho a nadie. Ni a Nate.
-¿Por qué? Es tu mejor amigo, ¿no? Siempre que yo he venido estaba aquí contigo, tirandome de las trenzas o decapitando a mis muñecas.
El chico se ríe recordando aquellos momentos en los que su único entretenimiento era torturar a su prima.
-Creo que tengo miedo de que se ría de mí.-confesó finalmente el chico.- Él aquí es el que se lleva a las chicas.
-No te creas, más de una chica me ha sobornado para conseguir tu número de teléfono. Pero no te preocupes, cobraba por adelantado y luego les daba un número falso.
Ambos rieron ante la ocurrencia de Estef. La chica comenzó a pensar en todo lo que su primo le había contado esa noche y decidió que podía confiar en su primo. Así que comenzó a narrarle lo ocurrido aquella tarde.
-Cuando te fuiste, Nate y yo estuvimos hablando.- su primo la miró extrañado- Y no sé como pasó, pero cuando me quise dar cuenta, estabamos a punto de besarnos. No sé cómo ha pasado. Empezamos hablando de ti y de tus escapadas a la tienda y luego me prenguntó por qué había vuelto. Yo no supe que responder y no sé que pasó. Solo sé que agarré mi libro y salí corriendo del sótano.
Danny no hablaba. Nunca pensó que aquello puediera pasar.
-¿Querías que pasara, Estef?
-¿Qué?
-¿Querías que Nate te besara?
-No lo sé Danny, y eso es lo que más me asusta...

sábado, 17 de septiembre de 2011

Confesiones a altas horas de la noche 1

Pocos minutos despues de cenar, Estef estaba tumbada en su cama, pensando en los acontecimientos del día. Casi la había besado... y aquello no podía pasar. Intentó recordar cómo empezó todo. Empezó con aquel ''¿Por qué has vuelto?'' al que ella respondió que no lo sabía. Porque sus motivos para regresar no los sabía ni ella misma. Seguía dandole vueltas al tema cuando su primo entró a su habitación. la saludó y se tumbó a su lado en la cama.
-¿Has tenido un buen día?- preguntó ella, rompiendo el pequeño silencio que se apoderaba lentamente de la habitación.
-Sí. No ha estado muy mal del todo...-contestó él, quitandole importancia.- Por cierto, siento haberos dejado solos a nate y a ti. Ha tenido que ser un poco incómodo. Nunca os llevasteis bien...
Estef pensó que su primo había dado en el clavo. Había sido incómodo... Se produjo otro silencio.
-Nate dice que ahora vas mucho a la tienda de música.- intentó cambiar de tema, mientras su primo le daba vueltas a un cojín con la mano.
-Bueno, paso por allí de vez en cuando. A veces necesito cuerdas de guitarra o pierdo las púas, a veces voy a comprar algún CD... Hay una guitarra que me encanta y paso a verla de vez en cuando...
-Danny, no te he visto romper una cuerda de guitarra en todos los odiosos veranos que he pasado aquí. Siempre guardas las púas en una caja que dejas junto a la guitarra en el sótano. Quizá creas que nos engañas a Nate o a mí, pero sabemos que hay algo más.
Danny se lo pensó durante unos minutos antes de decir por fin lo que su prima quería oír...
-Lo único que sé es que se llama Luna y que no puedo dejar de sentir la necesidad de verla.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Eli

Eli observaba el parque subida en un árbol. Aquel era su sitio preferido, entre las ramas donde nadie la veía. Recorría el parque con la mirada a diario: los niño juganban al fútbol, las ancianitas daban de comer a las palomas... Cuando por fin decidía bajar le costaba alejarse de allí.
Todo cambió una tarde de primavera en la que Marco la pilló mirando. Él no dijo nada, se limitó a saludarla con la mano. Eli le devolvió el gesto muerta de vergüenza, y muerta de vergüenza se bajó del árbol. Acababa de bajar cuando Marco se le acercó.
-¿Qué hacías allí arriba?- preguntó el chico con una sonrisa.
-Nada, solo es mi sitio favorito en todo el mundo...- respondió ella algo nerviosa.
-Parece un buen sitio...- Marco guardó silencio durante unos intantes- Oye, ¿quieres dar un paseo por el parque?- le preguntó finalmente un poco cortado.
Eli no sabía qué responder. Lo miró de arriba a abajo y estudió su rostro para ver si se reía de ella. No, parecía que lo decía en serio. Finalmente le miró a los ojos y le respondió.
-Claro, ¿por qué no?- dijo ella sonriente- Por cierto, me llamo Eli.
-Yo soy Marco.
Y después de las debidas presentaciones, dieron un largo paseo. Y luego tomaron un helado. Y algunos días después volvieron a pasear. Y otro día fueron a nadar. Y a día de hoy, en este preciso momento, están sentados debajo de aquel árbol, ella con la cabeza apoyada en su hombro, medio dormida. Antes de cerrar los ojos finalmente, Eli murmura:
-Marco, te quiero.

martes, 13 de septiembre de 2011

...Luna.

Danny camina distraido hacia la tienda de música. Desde hace poco ese se ha convertido en su lugar favorito, no solo por estar rodeado de instrumentos, cosa que ya de por sí lo hace muy feliz. Al llegar a la tienda se para en el escaparate. Siempre lo hace para comprobar si está ella. Y justamente allí está. Sentada detrás del mostrador con cara de aburrida frente a un portátil. Sonríe al verla, no lo puede evitar. Al fin decide entrar en la tienda. Ella le saluda con una sonrisa y un tímido ''Hola''. Danny le devuelve el saludo y se dedica a ojear los CDs. La chica intenta volver a centrarse en su portátil. Entra en un foro local donde habla con algunas chicas de la ciudad, y les cuenta que aquel chico del que se ha colgado está en la tienda. Intenta no mirarlo, pero al final termina cediendo y lo mira de reojo. Al final el chico escoge un disco al azar y se dirige al mostrador. Ella, resignada, comienza con la típica conversación comprador-dependiente.
-Son 10,90.- dice mientras alza la vista hacia él con una sonrisa en la cara. Sabe que muy pronto se marchará hasta la próxima semana.
El chico paga y mientras espera a que salga el tiquet de la máquina ve una guitarra que le llama la atención.
-Oye, ¿puedo echarle un vistazo a esa guitarra?- pregunta él.
-Claro.
Mientras Danny va a mirar la guitarra, la chica empieza guardar el CD y el tiquet en la bolsa y se le ocurre una idea loca. ''No puedo hacerlo, ¿y si yo a él no le gusto y le parezco una loca por hacer eso?'' piensa. Pero al final se decide y lo hace. A los pocos minutos Danny vuelve, coge la bolsa y sale de la tienda.
La chica respira resignada, bueno, ya está hecho...
Cuando llega a casa, Danny baja al sótano y se dispone a escuchar el disco, pero algo en el plástico que lo cubre le llama la atención. Es un nombre y un número de teléfono. Quita el plástico con mucho cuidado de no romper lo escrito con rotulador. Sonríe mientras escucha el CD, porque ese objeto que seleccionó al azar ha servido para algo.
''Así que se llama Luna'' piensa. No puede ser más feliz en ese instante.

domingo, 11 de septiembre de 2011

El sotano

Estef bajó la escalera que daba al sótano con su libro en la mano. Su primo y Nate la saludaron con una sonrisa mientras ella se sentaba en uno de los puffs que había bajo la ventana. Durante un rato se dedicó a observar aquel sotano donde pasaban tanto tiempo los chicos. Aquella era basicamente la habitacion favortia de Danny, con todos los posters de grupos de música colgados en las paredes. En un rincón estaban las escaleras, enfrente el padre de Danny había montado una especie de mini cocina con un microondas y una mini nevera. Los chicos tocaban la guitarra en otro rincón frente a Estef, rodeados por una batería un bajo y un teclado. Por ultimo, Estef estaba en su sitio preferido de la sala, la llamada zona de reunion, que en realidad eran un par de puffs rojo y negro y un sofá de tres plazas color sangre. Los chicos dejaron de tocar, Danny se fue hacia la nevera y sacó tres refrescos mientras Nate se tumbaba en el sofá. Segundos después Danny se sentó sobre la moqueta y les pasó un rafresco a cada uno. Hablaron de lo típico, el instituto, las vacaciones, los amores... Después de un rato los chicos subieron a la planta superior. Estef empezó a leer con la radio de fondo y el refresco a medio beber en el suelo. Poco tiempo después Nate bajó solo.
- Parece que nos quedamos solos...- dijo con una media sonrisa. Ella con la nariz metida en el libro se sonrojó. Intentó no perder la compostura.
-¿Y Danny? - perguntó con cierto nerviosismo.
- De camino a la tienda de música, como siempre. Y él se cree que yo no me doy cuenta...
-¿De qué te das cuenta si puede saberse?- esta vez las palabras de Nate la intrigaban más de lo que le gustaría.
- Verás va casi todas las semanas a esa tienda con alguna excusa. ''Nate he perdio las púas'' ''Necesito cuerdas para la guitarra'' Etc, etc.- el chico la miraba divertido.
- Que raro, creo no le he visto romper una cuerda de guitarra en mi vida. La última vez que estuve aquí no salió del sotano...
- Esque el último verano que estuviste aquí, la hija del dueño no hacía ningún turno.
-¿Quieres decir que a Danny le gusta la hija del dueño de esa tienda? Nate, me estás liando.
Ambos se rieron, era un tema divertido. Al poco rato Nate rompió el silencio.
- Estef, ¿puedo preguntarte algo?
- Claro, ¿qué pasa?
-¿ Por qué has vuelto?
Ella estudió su rostro y pensó en una respuesta. Finalmente, tomó aire y se dispuso a contestar.

miércoles, 20 de julio de 2011

Historias dignas de contar...

Amores de verano, como digo yo, siempre son historias dignas de contar...

Rumores locales comentan que la pequeña Estef ha vuelto para pasar el verano con su primo... y el pobre Nate no sabe lo que se le viene encima.
Se dice que nuestro Danny anda detrás de la chica que trabaja en la tienda de música del pueblo, una chica que usa converse amarillas y sonrisa de ojos marrones.
Cat, Cat, Cat, ¿dónde te metes? Se la vio entrar en casa de su amigo para llevarle una pizza y no se la ha visto salir... ¡Ay, Ben! Devuelvenosla por favor ;)
Nuestra querida Elena se pasa el día en la costa... Brian, espero que la vigiles bien, porque es de las que se ponen como un tomate cuando les da el sol.
Allïe y Josh se pasan el verano viendo peliculas... claro que los romances a la luz del proyector del cine de verano siempre son más divertidos...
Y por ultimo tenemos a nuestra chica del lago... Se rumorea que nuestra Lu se ha mudado al lago, quizá no literalmente, pero su alma se ha quedado allí anclanda. ¿Serán los buenos recuerdos de una graduación a la que no pudo ir? En cualquier caso ella nos podría explicar el por qué del corazón arañado en el tronco del roble bajo el cual siempre pone su mochila...
Pero queda mucho verano, y por supuesto queda espacio para todos en este lugar. Quedan muchas historias por contar. Estate atent@, tu nombre podría aparecer por aquí cualquier día de estos...

domingo, 10 de julio de 2011

La chica de la maleta verde

La chica de la maleta verde recorría con la mirada el aeropuerto buscando alguien que la esperase. Se sorprendió al ver a un par de chicos a los que reconoció al instante. Su primo Danny había crecido considerablemente desde la ultima vez que lo vio, el pelo negro le caía por la frente y casi le tapaba los ojos, de un azul cristalino y le daba un aire de vieja gloria del rock que termina su carrera tocando en bares de mala muerte. Pero a Danny le quedaba bien. Al lado de su primo, otro chico la observaba con detenimiento. Se sorprendió al reconocer a Nate, con su pelo castaño claro de punta y sus ojos color ámbar. Cada verano que pasaba en casa de Danny era igual que el anterior, un mes escuchando a su primo y a Nate tocar en el sótano, un mes leyendo, un mes extrañando a sus amigos, un mes escuchando a la mitad de las chicas de allí que conocía diciéndole la suerte que tenia por pasar cada verano con ellos dos... Pero supo que ese verano sería diferente al ver que los chicos en vez de hacerle una señal para que los siguiera, como hacían año tras año desde que ella recordaba, la abrazaron hasta que ella se puso colorada, puesto que no estaba acostumbrada. Siguió sonriendo y totalmente colorada hasta que llegaron a casa y subió a su habitación para deshacer la maleta. Sacó la carta que Danny le había escrito un par de meses antes, prenguntandole si quería volver a pasar el verano con ellos. La leyó varias veces, parándose en una frase:
''Si decides volver otro verano, te prometo que no será como los otros. Aunque comprendo que no quieras, danos otra oportunidad...''

sábado, 25 de junio de 2011

Acuerdate de mi (ella)

Como cada día me acompañó a casa desde el instituto. Solo que hoy sería diferente. Justo en le momento que me giro para decirle adiós, nuestras miradas se encuentran. Bajo la mirada y la poso en sus labios, tengo la boca entreabierta. De pronto sonríe y se me acerca. Nuestros labios se unen y yo abro los ojos al darme cuenta de lo pasa, cuando recupero la cordura los cierro y me dejo besar. En algún momento sus brazos me recorren el cuello y suelta el pasador con el que me lo recogía siempre en un pulcro moño. Ahogo un grito de sorpresa contra sus labios cuando el pelo me cae por la espalda, pero tiene su mano en mi nuca y no deja que me vaya. Nos besamos durante mucho rato. Cuando nos separamos me doy cuenta de que la corbata del uniforme se ha aflojado considerablemente, la camisa está completamente fuera de la falda (donde un momento antes estaba perfectamente remetida) y los dos primeros botones mas cercanos al cuello están sueltos. Sé que tengo las mejillas encencidas y los labios ligeramente inchados. Él me mira sonriente, satisfecho con lo que acaba de hacer. En un segundo sus labios están junto a mi oído y me susurran. ''Acuérdate de mi esta noche. Yo soñaré contigo'' Dicho esto me besa el cuello, se da la vuelta y se va, dejándome con un escalofrío recorriendo mi cuerpo y una sonrisa pintada en la cara.

sábado, 18 de junio de 2011

Cambio de planes ;)

- ¡ No estás siendo justa!
- No me hace falta serlo, soy tu madre...
- Sabes que es como mi hermano mayor, quiero estar con él en uno de los días más importantes de su vida, ¿por qué no lo entiendes?
Las lágrimas me mojan la cara, y siento que voy a explotar. La rabia sale por todos los poros de mi cuerpo. No me creo que me deje perderme su graduación.
- Estás siendo egoista, cielo. Lo que sientes por él es solo un capricho pasajero. Se te pasará . Además, él sigue siendo un año mayor que tu.
Vuelve a sacar el tema, insiste en que lo que siento es un capricho.
- En ningún momento he dicho que estuviese enamorada de él, mamá.
- Pero lo estás... - me marcho a mi habitación y cierro la puerta de un portazo. La odio.
Cojo el móvil y le envio un mensaje.
"Mi madre me ha condenado. No puedo ir, sorry :'( Aunque me apetecía verte con traje :P Disfruta"
Y me tiro en la cama a llorar.
---------------------------------------
Termino de hacerme el nudo de la corbata cuando suena el móvil. Leo su mensaje y algo se destruye dentro de mi. Adios a nuestros planes. Adios al lago por la noche a ver las estrellas. Adios a ella y a su vestido azul. Adios a ese "Te quiero" bajo las estrellas. Cojo la chaqueta de encima de la cama y me la echo al hombro. Adios a los ultimos retoques de mi traje justo antes de entrar. Mis padres me llaman. He de marcharme. Cojo el móvil y le mando un mensaje.
"Cambio de planes, cuando acabe te recojo. Tecnicamente nadie ha dicho que no puedas salir despues ;) "

jueves, 5 de mayo de 2011

14 de Febrero I

Tengo mi mirada puesta en el libro. Orgullo y prejuicio. A modo de marcapáginas una rosa seca. He leido este libro todos los años la semana de San Valentin desde que él me lo regaló. Con 14 años. Y a los 17 lo sigo leyendo en la misma fecha una y otra vez. Estoy sentada en un banco, esperando a mi cita a ciegas. No sé por qué dejé que me convencieran para quedar con el primo del novio de mi mejor amigo. Mi mejor amigo es gay. Por lo menos puedo fiarme si me dice que el chico es guapo. Llevo unos pantalones cortos, con medias debajo, por supuesto, mi sudadera blanca, unos calcetines por encima de la rodilla, de rayas de colores y unas converse negras. No es un dia especialmente frío. Solo me enamoré una vez. Con 14 años. Y sigue ocupando mis pensamientos cada 14 de febrero. Recuerdo aquel día que me desperté porque llamaron al timbre y al abrir la puerta me encontré el libro con un post-it y una rosa encima. Recuerdo cuando mi madre me dijo que nos mudabamos, otra vez. Recuerdo que corrí al instituto y me eché a llorar en el jardín, ningún profesor fue capaz de sacarme de allí. Cuando él llegó y me vio llorar se sentó a mi lado, y me dijo que no importaba, que fuera lo que fuese lo que me ocurriese él iba a estar conmigo y yo sonreí, como una idiota porque creia que era verdad. Ese día me besó. Desde aquel beso no le he vuelto a ver. Y aquí esoty confiando mi vida sentimental a mi mejor amigo. Solo espero que el primo de Kurt este bueno.Una voz llamó mi atencion...
- ¿Rose?

sábado, 19 de marzo de 2011

Viernes

Como cada viernes estoy nadando en el lago. Como cada viernes clavo la vista en la orilla del lago, impaciente por encontrar lo que siempre está allí. Como cada viernes, al levantar la mirada, le veo en la orilla, y sonrío. Como cada viernes me dirijo a la orilla impaciente. Se levanta de mi toalla para tenderme la suya, y me abraza con ella, alargando el contacto hasta el último momento, como cada viernes. Como cada vez que le veo, sonrío estúpidamente sin saber bien por qué. Nos sentamos en la toalla y empezamos a hablar. Se tumba, y se duerme mirando las nubes. Sonríe. Yo alargo la mano hasta la mochila y saco mi libro, el que me regaló él. Cuando se despierta me observa leer hasta que yo levanto la mirada del libro y le descubro mirándome. Dice que mientras leo es cuando más serena parezco, aunque por dentro me esté dando uno de mis ataques histéricos que tanta gracia le hacen.
Como cada viernes, me río de sus bromas, le doy un golpe en el hombro y saco de mi mochila un bocadillo, que nos comemos entre los dos...

miércoles, 2 de marzo de 2011

Buenas intenciones ;)

-¿Se puede saber dónde vamos?
- A mi casa, por supuesto.
-¿Estas loco?
-¿Es una pregunta con trampa?
-¿Sabes lo que parecería?
-Sí, dos buenos amigos que suben a mi casa a ver una peli.
-¿Tu crees que es eso lo que parece?
-No sé lo que parece. Sé lo que vamos a hacer. No te preocupes Allï, que no muerdo. ;)

jueves, 24 de febrero de 2011

Ella sabe que la quiero (LL*

Me saludo con su mejor sonrisa puesta en la cara, mostrando sus dientes perfectos, que no siempre fueron perfectos, astillados por la parte de abajo por culpa de aquella caida mientras jugabamos cuando eramos solo crios. Que facil era todo cuando eramos solo crios, los mejores amigos que estaban siempre juntos, los que se conocian mejor que a si mismos... pero esta no es la tipica historia de los mejores amigos que estan enamorados el uno del otro en secreto y el otro no lo sabe.
Ella sabe que la quiero y yo se que ella me quiere.

domingo, 6 de febrero de 2011

Ya no era tan dulce...

Y la deje pasar.
Me regalo una sonrisa de las que te hacen que te olvides del mundo y le sonrías tu también.
En aquel instante ya no recordaba el motivo por el que había venido a mi casa.
La observe detenidamente. El pelo suelto solo recogido con una cinta de solo rosa que hacia contraste con su pelo. Sus pendientes de perlas, los que le compre por su cumpleaños porque ella me los pidió. Su maquillaje ligero, solo la raya negra y brillo de labios. Parecía tan dulce...
Seguí mirando. Una camiseta básica blanca, una nadadora como la llama ella, que dejaba ver... bueno lo que dejase ver; sus vaqueros pitillo desgastados y sus manoletinas negras con tachuelas. Y para rematar, mi cazadora de cuero favorita, la que le deje el mes pasado y la que nunca me devolverá.
Ya no me parecía tan dulce después de haberla visto...
La mire a la los ojos y me volvió a sonreír.

miércoles, 12 de enero de 2011

Tentar a la tentacion

-¿Que se supone que haces mirandome de esa forma?
-No te preocupes, solo estoy tratando de tentar a la tentacion... ¿funciona?
- ¿Si no funcionase crees que estaria aqui aguantando estupideces?

domingo, 2 de enero de 2011

Fin de año

Llegue a casa y me quite los zapatos. El vestido negro se me ajustaba al cuerpo, humedo despues de toda la noche entre copas y lluvia. Me encantaba aquel vestido. Saque el movil y mire la hora : las 7 de la mañana. Bueno pues ya no era hora de acostarse. Fui a la cocina y me prepare un cafe lo suficientemente cargado como para aguantar 4 dias sin dormir. Lo deje en la mesa del salon justo al lado del portatil y fui a cambiarme de ropa. Volvi al salon y me sente frente al portatil que me habian regalado mis padres por navidad, fue un buen regalo. Al conectarme me encontre que la gente o seguia durmiendo o se habia ido al centro a desayunar. Al final lo vi alli conectado. En su estado ponia: "{Resaca :$ }". Dios, lo que no le pasase a ese chico no le pasaba a nadie.
-Hola! Feliz Año! ^^-le salude
-Hola, igualmente.
-¿El primer resacon del año eh?
-Anoche bebi demasiado.
-Tu siempre bebes demasiado.